The Witcher: La Pesadilla del Lobo. Presagio y secuela

Qué mejor forma de anunciar la secuela de The Witcher, la serie producida por Netflix basada en los libros de Andrzej Sapkowski sobre la vida del brujo Geralt de Rivia que con un animé inspirado en esta historia.

Al menos sirve un poco para refrescar la memoria o para anunciar que se viene una nueva temporada de la serie original, con personas, la que estaba protagonizada por Henry Cavill, que ya mostró su versatilidad actoral. En todo caso, tampoco es que el animé de The Witcher nos sirva a modo de resumen de la última temporada de la serie, más bien para hacernos recordar que existe algo que se llamaba The Witcher. Que como sucede con la mayoría de las series, tarda tanto tiempo en salir una nueva temporada que cuando ya la tienes lista ni te acuerdas cómo se come.

La nueva película de animé de Netflix de The Witcher es una precuela de Geralt. Y sólo al final aparece ese pequeño peladillo que es Geralt. Totalmente inesperado. Pues en realidad se trata de una historia de amor, sangre, odio, venganza y todas esas cosas que se acostumbran ahora. Pero con personajes muy bien logrados. O sea, un dibujo para adultos, mucho más explícito que la serie de The Witcher.

Los orígenes: la historia de Vesemir

Si has jugado al videojuego entonces te acordarás de este personaje. Bueno, aquí no es sobre Geralt. Es sobre Vesemir, la historia del brujo que lo cambia todo. O más bien de cómo cambia todo.

Vesemir es un lobo solitario, un mercenario que a lo largo de la trama va dejando ver su lado más honesto. Pero en todo caso es entrenado como un mercenario y convertido en brujo. A su maestro y a los elfos las cosas se les van de las manos cuando empiezan a crear nuevas bestias.

Recordemos, los brujos son mercenarios a sueldo. Entonces necesitan bestias y demonios a los que exterminar. Prácticamente de eso viven, para eso los contratan. Y bueno, esto provoca lo que viene después, que es la masacre de Kaer Morhen donde solamente quedan Vesemir y los niños que son rescatados por Illeana, su viejo amor de la infancia.

Entre los niños de la escuela que son vendidos a los brujos está precisamente Geralt. Y la historia termina así, con la imagen de Geralt y el compromiso de Vesemir de crear una nueva estirpe de brujos. Algo así como brujos con moral.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *