Connect with us

All you need is love

Poemas de amor cortos para enamorar

Published

on

El amor es una de esas cuestiones que es difícil de expresar. Es una sensación en el pecho que parece despertar ese no sé qué y a veces depende de una respuesta rápida y contundente, una declaración de amor a través de un poema puede resultar muy útil y efectiva a la hora de concretar esa cita tan esperada o simplemente demostrar a esa persona que tienes al lado lo que sientes. El amor de cada día. Nada mejor que expresarlo a través de poemas de amor.

♡ Por eso, aquí una selección de poemas de amor cortos para enamorar o para seguir enamorando.

Selección de poemas de amor, que hablan desde el corazón

  1. Para empezar, el poema de amor corto «A veces» de Nicolás Guillén. Una declaración de amor sincera, cursi pero no ampulosa, esos poemas de amor que brotan del corazón como un gesto sencillo y verdadero:

    A veces tengo ganas de ser cursi
    para decir: La amo a usted con locura.
    A veces tengo ganas de ser tonto
    para gritar: ¡La quiero tanto!

    A veces tengo ganas de ser niño
    para llorar acurrucado en su seno.
    A veces tengo ganas de estar muerto
    para sentir,
    bajo la tierra húmeda de mis jugos,
    que me crece una flor
    rompiéndome el pecho,
    una flor, y decir:
    Esta flor, para usted.

  2. Aquí soneto V de Garcilaso de La Vega, es una expresión de amor profunda y comprometida hacia el alma de la otra persona. Nota d El Vórtice, le hemos adaptado la redacción a los tiempos que corren, por si lo quieres usar para declarar tu amor, que este poema llegue profundo al corazón

    Escrito está en mi alma tu gesto
    y cuanto yo escribir de ti deseo;
    tu sola lo escribiste, yo lo leo
    tan solo, que aun de ti me guardo en esto.

    En esto estoy y estaré siempre puesto;
    que aunque no cabe en mí cuanto de ti veo,
    de tanto bien lo que no entiendo creo,
    tomando ya la fe por presupuesto.

    Yo no nací sino para quererte;
    mi alma se ha cortado a tu medida;
    por hábito del alma misma te quiero;
    cuanto tengo confieso;
    por ti nací, por ti tengo la vida,
    por ti he de morir y por ti muero.

  3. Estas son frases de amor de Frida Khalo que bien juntas pueden exponerse en un poema con potencia para llegar al alma, la ventana al corazón. Con providencia y humildad, un conjunto de vocablos que ponen en la pluma la sencillez del alma y la locura del amor, una locura sincera, una química inevitable que expresar a veces cuesta pero que de dejarla adentro se puede convertir en una espina. Por eso, qué mejor forma de declarar el amor con las palabas devenidas en un poema de amor de Frida Khalo:

    Aunque haya dicho «te quiero» a muchos y haya tenido citas y besado a otros,
    en el fondo sólo te he amado a ti…

    Yo lo veía… y puedo jurar que no me quedaban ganas de ver a nadie más.
    En ese preciso momento comprendí,
    que los ojos siempre le pertenecen a las personas que los hacen brillar.

    Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido,
    y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

All you need is love

Poemas de amor cortos: selección

Published

on

By

Porque la tecnología no sería nada sin el amor, en esta nueva sección del El Vórtice traemos una serie de poemas cortos de amor para dedicar, para la cartera de la dama y para el bolsillo del caballero.

Porque si hay algo que no se puede evitar es esa sensación tan hermosa que nos provoca el amor. Y qué mejor manera de expresarlo que a través de poemas de amor cortos de quienes se dedicaron a escribir y pensar sobre él. Entonces nuestra selección humilde de poemas de amor cortos con sus fuentes y autores.

1.Táctica y estrategia, de Mario Benedetti

Esta sección merece empezar con lo mejor. Quién más que el poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti para expresarnos sobre el amor, con palabras dulces y certeras que llegan a los oídos y al corazón:

Mi táctica es mirarte,
aprender como sos,
quererte como sos.

Mi táctica es hablarte
y escucharte,
construir con palabras
un puente indestructible.

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo,
no sé cómo ni sé
con qué pretexto,
pero quedarme en vos.

Mi táctica es ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos simulacros
para que entre los dos
no haya telón ni abismos.

Mi estrategia es,
en cambio,
más profunda y más simple.

Mi estrategia es,
que un día cualquiera,
no sé cómo ni sé
con qué pretexto,
por fin me necesites.

2. Si me quieres, quiéreme entera, de Dulce María Loynaz

Dulce es su nombre y sus estrofas que nos invitan a un viaje al amor a través de sus versos. Aquí, el poema de Dulce María Loynaz:

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…

Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…
Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras.

3. Perdidamente, de Natha Moreno

Natha Moreno tiene la capacidad de resumir los más bellos sentimientos en unas pocas palabras y llegar con tierna precisión al medio del corazón. Una declaración, unas dulces palabras. Qué mejor manera de declararse que con el poema de Natha Moreno:

Me enamore perdidamente 
Tan pedida que no me hallaba 
O no quería encontrarme
Y es que perderme en sus ojos
Si, sus ojos 
Fue lo mejor que me puedo pasar 
Me enamore tan perdidamente 
Que no entiendo que hice mal 
Y si, no se que hice mal 
Porque un día como estrella fugaz en el cielo 
Él, siendo mi príncipe desapareció.

4. Me gustas cuando cayas…, de Pablo Neruda

No podía estar ausente en esta sección el poema de amor que en tantos corazones a ingresado. El poeta chileno, Pablo Neruda famoso por sus odas quien tiene tal gracia para escribir sobre el amor.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

5. Rima XXIII, de Gustavo Adolfo Bécquer

Quién pudiera resumir el mundo en tan solo cuatro líneas. Adolfo Bécquer no resume tal vez el mundo, pero sí esa sensación hermosa que se llama amor.

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso… ¡yo no sé
que te diera por un beso!

6. Verso Inédito

Aquí un verso inédito, pero que tanto amor expresa que valía la pena incluirlo entre nuestra selección. Es corto, eso sí, pero valiente, intempestivo e imprudente. Porque al amor no hay que tenerle miedo.

Este poema yo escribo, pensándote noche y día, estos versos con el alma, te dedico vida mía. Tú eres gracia y puro amor, tu eres dicha y fantasía, yo te escribo con el alma, con tu luz eres mi guía.

7. Cenizas, de Alejandra Pizarnik

Alejandra Pizarnik logra captar la escencia del amor, con esa nostalgia de lo que no queda claro en palabras. Sensaciones confusas, angustia, alegría.

La noche se astilló de estrellas
mirándome alucinada
el aire arroja odio
embellecido su rostro
con música.

Pronto nos iremos

Arcano sueño
antepasado de mi sonrisa
el mundo está demacrado
y hay candado pero no llaves
y hay pavor pero no lágrimas.

¿Qué haré conmigo?

Porque a Ti te debo lo que soy

Pero no tengo mañana

Porque a Ti te…
La noche sufre

8. Lunares, de Alex_Courant Signoret

Alex Courant Signoret escribe con una pluma que embelesa el alma. Con una descripción con tonos preciso y un bello poema de amor

Me los sé de memoria, beso a beso,
caricia tras caricia, los reclamo,
al recorrer tu cuerpo, tramo a tramo,
como una ida y vuelta de regreso.

Son gotitas de vino, de embeleso,
amulatadas rosas en un ramo,
erógenos ovillos de un recamo,
aquí y allá los signos de un impreso.

¡Ah, tu cuerpo es un cielo, un pentagrama,
lo abrillantan sus astros circulares,
lo engalanan sus notas en tropel!

Amor mío, recuéstate en la cama
y déjame que cuente los lunares
en la tersa blancura de tu piel.

9. El amenazado, de Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges es uno de los autores latinoamericanos más complejos. Pero su poesía es única, ingeniosa y a la vez atrevida se anima a describir el amor como pocos han podido hacerlo.

Es el amor. Tendré que cultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas,
la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

10. Como si cada beso, de Fernando Pessoa

Porque el amor se trata de sentimientos, de sensaciones encontradas. De palabras hermosas y de grandes nostalgias. La pérdida también es amor y el amor también es una pérdida.

Como si cada beso
Fuera de despedida,
Cloé mía, besémonos, amando.
Tal vez ya nos toque
En el hombro la mano que llama
A la barca que no viene sino vacía;
Y que en el mismo haz
Ata lo que fuimos mutuamente
Y la ajena suma universal de la vida.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2021. El Vórtice